8 de marzo,

La redefinición de columbine

La Biblia en un año: Deuteronomio 5-7, Marcos 11-1:18

No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal. –Romanos 12:21.


Durante la mayor parte de mi vida, la palabra columbine me recordaba la hermosa flor típica del estado de Colorado. Pero todo eso cambió el 20 de abril de 1999 con los trágicos disparos que se produjeron en la escuela secundaria Columbine en Littleton, Colorado. Las violentas acciones de dos estudiantes llenos de odio cambiaron el significado de la palabra para mí, y para muchas otras personas.

El mal puede poner un velo de desesperación a cualquier palabra en nuestras vidas. Puede ser el nombre de una persona que nos ha herido profundamente, o un lugar donde fracasamos, o un momento en que fuimos rechazados. Pero el amor de Dios tiene un poder dinámico para redefinir las palabras más dolorosas.

En Romanos 12, Dios nos da el antídoto para el veneno del mal que tanto prevalece en nuestros corazones y en el mundo que nos rodea: «... Aborreced lo malo, seguid lo bueno» (v.9). «No paguéis a nadie mal por mal...» (v.17). «No os venguéis vosotros mismos...» (v.19). «... si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber...» (v.20). «No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal» (v.21).

Todo lo que hay en nuestras vidas que haya sido definido por el mal es una oportunidad de procurar el poder de Dios para vencerlo con el bien. No hay palabra dolorosa que no se pueda redefinir por medio de la bondad de Dios. –DCM

ASÍ COMO LA LUZ VENCE A LAS TINIEBLAS, LA BONDAD PUEDE VENCER AL MAL.

<···Indice