12 de marzo,

La fortaleza necesaria

La Biblia en un año: Deuteronomio 17-19, Marcos 13:1-20

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. –Filipenses 4:13.


Pablo estaba en prisión cuando escribió que podía estar contento cualquiera que fuera su situación. Conservaba su paz y gozo interior ya estuviera en necesidad o abundancia, hambriento o satisfecho (Filipenses 4:12). Explicó cómo podía ser así: «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece» (v.13).

Calvin Johnson experimentó la verdad de esta afirmación que tanto se cita. Fue sentenciado a cadena perpetua después de ser condenado erróneamente por violación. En el tribunal dijo: «Dios es mi testigo, me han acusado falsamente... Sólo pido en el nombre de Jesucristo que la verdad a la larga sea revelada.» En 1999, dieciséis años después, las pruebas del ADN comprobaron que era inocente y lo liberaron. Para sorpresa de todos, él no siente amargura alguna hacia la mujer que lo acusó falsamente, ni hacia el jurado que lo declaró culpable, ni hacia el juez que lo sentenció. Al ser liberado dijo: «La amargura destruye. Ahora sólo necesito un empleo.»

Sí, es verdad. Jesús nuestro Salvador siempre está con nosotros, capacitándonos para estar contentos cualquiera que sea nuestra situación. Por Él podemos ser amables hasta con aquellos que nos maltratan. Si lo amamos, confiamos en Él y dependemos de Él, Él nos dará la fuerza para hacer lo imposible.

LAS TORMENTAS DE NUESTRA VIDA DEMUESTRAN LA FORTALEZA DE NUESTRA ANCLA.

<···Indice