16 de marzo,

Bueno, pero culpable

La Biblia en un año: Deuteronomio 28-29, Marcos 14:54-72

Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. –Santiago 2:10.


¿Tenía razón Pablo cuando dijo que «no hay justo ni aun uno» y que «todos pecaron»? (Romanos 3:10,23). ¿O es demasiado generalizado ese veredicto de condenación?

Mucha gente podría protestar. No se consideran rebeldes contra las leyes de la sociedad ni las de Dios. Se consideran personas buenas. Entonces, ¿por qué condenarlos y decir que merecen el juicio de Dios?

Según Santiago, «cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos» (2:10). A los ojos de Dios, sólo se necesita un acto de desobediencia para ponernos en compañía de aquellos que han quebrantado Su ley y merecen Su juicio.

¿Puede alguno de nosotros decir que nunca ha violado ni una de las leyes de Dios? ¿Y el mandamiento de no codiciar? (Éxodo 20:17). La verdad es que todos nosotros, en un momento u otro, hemos sido culpables de anhelar poseer lo que pertenece a otra persona. Pablo mismo confesó que era culpable de ese pecado y que merecía el juicio de Dios (Romanos 7:7-10).

Puede que seamos relativamente buenos, pero a los ojos de un Dios perfectamente santo, hemos caído muy por debajo de sus normas. Todos necesitamos la gracia que limpia de la culpa y que sólo Jesucristo da.

¿Has reconocido humildemente tu culpa y recibido el regalo del perdón que Jesús ofrece?

CRISTO MURIÓ POR LOS PECADORES, BUENOS Y MALOS.

<···Indice