21 de marzo,

La esperanza del cielo

La Biblia en un año: Josué 7-9, Lucas 1:21-38

Mi carne y mi corazón desfallecen; mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre. –Salmo 73:26.


Una señora de más de 80 años de edad estaba en un asilo de ancianos y no se podía levantar de la cama. Cuando recibió la visita de un predicador, ella le hizo la misma pregunta que había hecho a otros predicadores: «¿Por qué estoy aquí así?» He sido cristiana por años y siempre he servido a Dios. Fui maestra en la iglesia, cantaba en el coro, y crié a mis hijos en el evangelio. Ahora míreme. ¿Me puede decir por qué estoy aquí así?» Para sorpresa suya, él contestó: «Sí.» «Entonces dígame –le suplicó ella.» Él le tomó la mano y dijo suavemente: «Vejez».

Conocí a una señora cristiana que también vivía en un asilo, pero aceptaba su vejez. Aunque sentía dolor y estaba débil decía: «En este rincón trabajo para el Señor... y el Señor trabaja en mí.»

El Salmo 71 nos dice que todavía hay trabajo que hacer para Dios, incluso cuando fallan la salud y la fortaleza. «Mas yo esperaré siempre» (v.14). «Mi boca publicará tu justicia» (v.15). «Oh Dios, me enseñaste desde mi juventud, y hasta ahora he manifestado tus maravillas» (v.17).

Y cuando tu obra en la tierra esté hecha, ¿entonces qué? «Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria» (73:24). Cualquiera que sea tu edad, condición o circunstancia, si eres cristiano, la esperanza del cielo es tuya.

A MEDIDA QUE SE SUMAN LOS AÑOS, LA FIDELIDAD DE DIOS SE MULTIPLICA.

<···Indice