28 de marzo,

Sopla la cizaña

La Biblia en un año: Jueces 4-6, Lucas 4:31-44

...Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti... –Lucas 22:31-32.


En los tiempos de Jesús, el trigo se separaba de la cizaña por medio de un proceso llamado aventamiento. Una persona zarandeaba el bieldo de atrás hacia adelante al tiempo que lo soplaba para sacar la cizaña. Jesús usó esa analogía para preparar a Pedro para el trauma que sufriría cuando viera que a su Maestro lo llevaban a la cruz. Le dijo: «Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo» (Lucas 22:31).

Satanás iba a zarandear a Pedro en el centro de su mismo ser en un intento de destruir su fe. Pero Jesús, conociendo la debilidad de Pedro, le aseguró: «Pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos» (v.32). A pesar de esa advertencia y consuelo, Pedro negó que conociera a Jesús. Y uno podría preguntar: «¿No fue ese un fallo de su fe?» No, no fue la fe lo que le falló sino la valentía.

Tal vez tú y yo hayamos «negado» al Señor. No, no mentimos como lo hizo Pedro, pero lo negamos con nuestra conducta. Igual que Pedro, puede que hayamos llorado amargamente (v.62). Cuando volvemos al Salvador recibimos perdón, restauración y un llamamiento renovado al servicio. Y percibimos, como creo que percibió Pedro, que Dios a menudo usa el zarandeo de Satanás para soplar algo de la cizaña de nuestra autoconfianza y orgullo.

LOS TRUCOS DE SATANÁS NO SE COMPARAN CON EL PODER DEL SALVADOR.

<···Indice