30 de marzo,

Vivamos antes de morir

La Biblia en un año: Jueces 9-10, Lucas 5:17-39

...yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. –Juan 10:10.


Henry David Thoreau a menudo se menciona por su afirmación de que la mayoría de la gente «vive vidas de callada desesperación». En un intento de evitar esa clase de existencia, Thoreau vivió solo de 1845 a 1847 en los bosques de la laguna Walden, Massachusetts. En 1854 publicó sus experiencias en el libro titulado Walden. Escribió: «Me fui al bosque porque deseaba vivir deliberadamente, afrontar sólo lo esencial de la vida, y ver si no podía aprender lo que tenía que enseñar, y no, al momento de morir, descubrir que no había vivido.»

Thoreau tenía razón al creer que podemos morir sin vivir realmente. Pero siglos antes, el apóstol Pablo nos dijo cómo evitar eso. Descubrió que la vida abundante empieza solamente cuando nos volvemos de nuestros propios logros y nos apoyamos en lo que Cristo hizo por nosotros en la cruz (Filipenses 3:7-9). Sin embargo, Pablo no paró ahí. Él quería experimentar a Cristo lo máximo posible, anhelando conocerlo de una manera profundamente personal (v.10). Y cuando conozcamos Su mente, sintamos Su corazón y experimentemos el poder de Su resurrección, viviremos realmente antes de morir.

CONOCER A CRISTO ES VIVIR DE VERDAD.

<···Indice