1 de mayo,

Un lugar justo para ti

La Biblia en un año: 1 Reyes 10-11, Lucas 21:20-38

Y lo he llenado del Espíritu de Dios . . . para inventar diseños. . . --Éxodo 31:3-4.


Un albañil cuyo hermano era un violinista famoso estaba conversando con el jefe de la compañía de construcción donde trabajaba. «Debe ser maravilloso tener un hermano que es conocido en todo el mundo» --dijo el ejecutivo. Él rápidamente añadió: «Claro que debemos aceptar el hecho de que el talento no está distribuido equitativamente. . . ni siquiera en la misma familia.»

«Así es --dijo el albañil--. Pues mi hermano no sabe nada de poner ladrillos. ¡Qué bueno que puede pagar a otros para que le construyan su casa.»

Esta historia me recuerda que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros habilidades únicas. Si nuestra motivación es glorificar a Dios y beneficiar a otros, no tenemos razón alguna para avergonzarnos de la manera en que nos ganamos la vida. Éxodo 31 nos dice que Dios dio a ciertas personas destrezas especiales para trabajar en oro, plata y artificio de piedras, y en toda clase de labor para ayudar a construir el tabernáculo.

Si eres un obrero de la construcción, maestra, recogedor de basura, plomero, médico, carpintero, escritora, mecánico, científico, obrero de fábrica, secretaria o cualquier otra clase de trabajador cuya ocupación contribuya al bienestar de los demás, tienes un trabajo que honra a Dios. Él lo ve como una oportunidad de servirle en el lugar que Él ha proporcionado. . . justo para ti.

NADIE MÁS PUEDE HACER EL TRABAJO QUE DIOS TIENE PARA TI.

<···Indice