8 de mayo,

¿Dónde está mi enfoque?

La Biblia en un año: 2 Reyes 4-6, Lucas 24:36-53

Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. --Lucas 6:36.


Mi madre, que era madre soltera en Singapur, empleó una niñera para que nos cuidara cuando éramos niños mientras ella iba a trabajar. No fue hasta muchos años después que me dí cuenta de cuán profundamente había la niñera influenciado mi manera de pensar y mi conducta. Solía decirnos: «Si la gente los trata bien, trátenlos mejor de lo que ellos los tratan a ustedes; pero si les tratan mal, trátenlos peor de lo que ellos los tratan.»

Durante mucho tiempo, ni siquiera me dí cuenta de que había estado viviendo conforme a esa filosofía de pagar con la misma moneda. Me hizo calculador en mi respuesta a la amabilidad y vengativo en mi respuesta a la falta de amabilidad.

Así que cuando me hice cristiano me parecía difícil obedecer los pasajes de la Biblia que nos hablan de cómo tratar a los demás. No me gustaba el mandamiento que dice: «Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso» (Lucas 6:36) porque tenía el enfoque equivocado. Siempre estaba mirando lo que habían hecho los demás o lo que probablemente harían, en vez de lo que Dios había hecho y sigue haciendo por mí. Mi verdadero problema era olvidar lo misericordioso que Dios fue conmigo, y eso se manifestaba en la forma en que respondía a la gente.

Todos necesitamos recordar que no merecemos la misericordia de Dios. Luego podemos ser misericordiosos con los demás. . . sin importar cómo nos traten. --AL

CUANDO TE OFENDAN, NO PAGUES CON LA MISMA MONEDA, SINO CON AMABILIDAD.

<···Indice