16 de mayo,

Mi niña

La Biblia en un año: 2 Reyes 24-25, Juan 5:1-24

Misericordioso y clemente es Jehová; lento para la ira, y grande en misericordia. --Salmo 103:8.


Hace varios años leí acerca de una niña llamada Mary que nació con una fisura del paladar. Cuando empezó a ir a la escuela, sus compañeros de clase la molestaban y se burlaban de ella sin misericordia porque tenía el labio cicatrizado y deformado, la nariz torcida, los dientes ladeados y su habla era confusa. Mary se convenció al poco tiempo de que nadie la podía querer.

Sin embargo, había una maestra de segundo curso a quien todos los niños querían. La señora Leonard era una mujer alegre, llena de buen humor y cariño. Todos los años revisaba la audición de los niños con una prueba sencilla. Los estudiantes se ponían de pie al otro lado de la habitación frente a ella, y ella les susurraba una pregunta como: «¿De qué color son tus zapatos?» o «¿Es nuevo tu vestido?», y el niño contestaba.

Cuando le llegó el turno a Mary, ella escuchó atentamente hasta que la maestra susurrara. Entonces oyó estas palabras: «Me gustaría que fueras mi niña.» Esas palabras cambiaron la vida de Mary para siempre. Se dio cuenta de que era amada, a pesar de sus rasgos defectuosos, por alguien que importaba.

Aunque te sientas indigno y no querido, Dios quiere que sepas que Él es misericordioso, perdonador y está lleno de amor por ti (Salmo 103:1-8). ¿Sabes que Dios te ama así?

DIOS NO TE AMA PORQUE SEAS IMPORTANTE; ERES IMPORTANTE PORQUE DIOS TE AMA.

<···Indice