24 de mayo,

Intercesor a tiempo completo

La Biblia en un año: 1 Crónicas 22-24, Juan 8:28-59

. . . viviendo siempre para interceder por ellos. --Hebreos 7:25.


Amanecía, y yo era dolorosamente consciente de mi viudez, la cual había empezado hacía sólo unas cuantas semanas. Después de otra noche inquieta, me sentía demasiado agotada para orar por mí. «Señor --dije suspirando-- necesito que alguien ore por mí ahora mismo.»

Casi instantáneamente, el Espíritu de Dios consoló mi mente turbada con las palabras de Hebreos 7:25, recordándome que Jesús estaba orando por mí en ese mismo momento. Con una ola de alivio, lo reconocí como mi intercesor de siempre. Nunca olvidaré cómo aquella sombría mañana se tiñó de un dorado lleno de esperanza. Desde entonces, he encontrado valor y fortaleza incontables veces en mi fiel Sumo Sacerdote.

El ministro escocés Robert Murray McCheyne (1813-1843) testificó: «Si yo pudiera escuchar a Cristo orar por mí en la habitación contigua, no temería a millones de enemigos. Sin embargo, la distancia no marca ninguna diferencia. ¡Él está orando por mí!

Nosotros también podemos obtener coraje y fortaleza en Jesús. Él es nuestro representante sacerdotal delante de Dios el Padre.

¿Hay circunstancias difíciles que estén poniendo temor en tu corazón? Por supuesto, pide a otros que oren por ti. Pero no olvides que puedes contar con las oraciones del mismo Jesucristo. Por fe, piensa que Él está orando por ti las 24 horas, como si estuviera en la habitación contigua. --JEY

CUANDO TODO SE VUELVA EN TU CONTRA, PIENSA QUE CRISTO ESTÁ ORANDO POR TI.

<···Indice