8 de noviembre,

Un bulldog con pintalabios

La Biblia en un año: Jeremías 43-45, Hebreos 5

... Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. –Mateo 4:17.


“En muchas organizaciones, el cambio es como ponerle pintalabios a un buldog. Implica un gran esfuerzo, y la mayoría de las veces, todo lo que se consigue es un cambio cosmético... y un buldog enojado.” Eso escribió Dave Murphy del periódico San Francisco Chronicle.

Los cambios verdaderos, ya sean en los negocios, la iglesia, la familia o en nosotros mismos, pueden ser difíciles y evasivos. Aunque anhelamos una transformación profunda y duradera, muchas veces obtenemos una máscara temporal que no resuelve nada y que no satisface a nadie.

La palabra arrepentirse se usa en la Biblia para describir el inicio de un cambio espiritual genuino. W. E. Vine, el erudito de la lengua, dice que arrepentirse significa “cambiar de mentalidad o propósito”. En el Nuevo Testamento siempre implica un cambio hacia algo mejor cuando una persona se aleja del pecado al tiempo que se vuelve hacia Dios. Jesús empezó su ministerio público con el llamamiento: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 4:17).

Cuando lamentamos haber hecho algo malo o el que nos hayan atrapado puede tratarse no más que de un cosmético espiritual. Pero el verdadero arrepentimiento ocurre en lo profundo de nuestro corazón y da como resultado una diferencia visible en nuestras acciones. Cuando nos volvemos a Cristo y nos entregamos a Él, Él produce el verdadero cambio, no sólo una máscara.

EL ARREPENTIMIENTO NO SON SOLO PALABRAS, SINO ACCIONES.

<···Indice