9 de noviembre,

Un testimonio potente

La Biblia en un año: Jeremías 46-47, Hebreos 6

... Por poco me persuades a ser cristiano. –Hechos 26:28.


El científico británico Thomas Huxley (1825-1895) apoyó vigorosamente la teoría de la evolución, por lo cual le dieron el apodo de “el buldog de Darwin”. Como agnóstico, él creía que la religión era una superstición dañina.

Un día, Huxley preguntó a un cristiano profundamente comprometido: “¿Qué significa su fe para usted?” Puesto que conocía su escepticismo, el hombre hizo una pausa y luego contestó: “Usted es muy instruido y puede disputar cualquier cosa que yo diga.”

Huxley lo apremió para que explicara por qué era cristiano. Así que de corazón el hombre dijo lo que Jesús significaba para él. Huxley, profundamente conmovido, no discutió. Con más deseos que esperanza dijo: “Daría mi mano derecha por su fe en Jesús.”

De este encuentro podemos sacar dos lecciones. Una es que aunque apreciamos el conocimiento, sabemos que la educación formal no es necesaria para el ejercicio de una fe transformadora y salvadora (Efesios 2:8-9). La segunda lección es que un testimonio simple y directo desde el corazón a menudo puede ser más eficaz que un argumento erudito.

Cuando el apóstol Pablo compareció ante el rey Agripa contó cómo Jesús había transformado su vida, y Agripa quedó profundamente conmovido con lo que oyó (Hechos 26:28). No vacilemos en decir a la gente lo que Jesús significa para nosotros personalmente.

CUANDO LES DIGAS A OTROS LO QUE CRISTO PUEDE HACER POR ELLOS, DILES LO QUE HA HECHO POR TI

<···Indice