11 de noviembre,

Legado de perdón

La Biblia en un año: Jeremías 50, Hebreos 8

... vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre. –1 Juan 2:12.


Cinco años después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, Marvin Maris conoció a Taizo Fujishiro en un seminario teológico de Chicago. Aunque los hombres habían servido en bandos opuestos durante el amargo conflicto, Maris se hizo amigo de Fujishiro, le pasaba a máquina las notas de la clase, le enseñó a manejar, y lo invitó a su casa. Después que Taizo regresó a Japón, permanecieron en contacto.

Cuatro décadas más tarde, Connie Wieck, la nieta de Maris, fue a Japón a enseñar inglés. Llamó por teléfono a Fujishiro y se identificó. Al día siguiente se encontraron para almorzar, y Taizo le contó todo acerca de su abuelo, su primer amigo estadounidense.

Posteriormente Connie escribió: Puesto que crecí en una ciudad donde los veteranos de guerra todavía estaban amargados ... había llegado a creer que el perdón estaba más allá de cualquier testigo de aquella historia. La amistad duradera entre mi abuelo y Taizo demostró lo contrario.”

El apóstol Pablo describió la maravilla de la salvación escribiendo: “... siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo” (Romanos 5:10). Y Juan dijo que los que son perdonados han de amar a los demás (1 Juan 2:9-12).

El legado de perdón de Dios se extiende de una generación a otra generación cuando con humildad recibimos el regalo de misericordia en Cristo y lo pasamos a otros.

LOS PECADORES PERDONADOS CONOCEN EL AMOR Y LO DEMUESTRAN.

<···Indice