14 de noviembre,

¿De verdad nos importa?

La Biblia en un año: Lamentaciones 3-5, Hebreos 10:19-39

... ¿Por qué he hallado gracia en tus ojos para que me reconozcas, siendo yo extranjera? –Rut 2:10.


Cuando me hice cristiano, mis amigos y yo nos ayudábamos unos a otros a memorizar porciones de la Biblia. Nos saludábamos pidiendo a la otra persona que citara un versículo. Conociendo mi mala memoria, un amigo solía decirme con humor: “¡Cita Juan 11:35!” Él sabía que sería fácil para mí recordar este versículo de dos palabras.

Aunque era un juego, no lo hacíamos sólo para divertirnos. Estas salutaciones reflejaban nuestro deseo de ser personas de la Palabra de Dios.

En el libro de Rut leemos que Boaz saludaba a sus obreros diciendo: “Jehová sea con vosotros.” Y ellos respondían: “Jehová te bendiga” (2:4). Es evidente por lo que sabemos de Boaz que él no era un propietario duro, sino un hombre que genuinamente se preocupaba por los demás. La respuesta de estos trabajadores revelaba su buena voluntad hacia él y su deseo de que la bendición de Dios estuviera sobre él también.

Al pensar en nuestra relación con Cristo y con las personas que Dios ha colocado a nuestro alrededor, haríamos bien en considerar la importancia de nuestras salutaciones. ¿Son insinceras o vacías las frases “buenos días” o “Dios te bendiga”? ¿O muestran nuestras palabras que verdaderamente nos preocupamos por aquellos a quienes nos estamos dirigiendo? –Albert Lee

UNA SALUTACION SINCERA PUEDE DAR ENERGIA AL CANSADO

Y ALENTAR AL QUE SE SIENTE SOLO.

<···Indice