15 de noviembre,

No queda más que Dios

La Biblia en un año: Ezequiel 1-2, Hebreos 11:1-19

... No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra, sino de Dios. –2 Crónicas 20:15.


Un sabio maestro de la Biblia dijo una vez: “Tarde o temprano, Dios lleva a la gente autosuficiente a un punto en que no tienen más recurso que Él: no hay fortaleza, ni respuestas, nada sino Él. Sin la ayuda de Dios, se hunden.”

Luego contó de un hombre desesperado que confesó a su pastor: “Mi vida está muy mal.” “¿Qué tan mal?” –preguntó el pastor. Enterrando la cabeza en sus manos, el hombre dijo gimiendo: “Le diré qué tan mal: todo lo que me queda es Dios.” El rostro del pastor se iluminó. “Me complace asegurarle que una persona a quien no le queda nada más que Dios tiene más que suficiente para una gran victoria.”

En la lectura bíblica de hoy, el pueblo de Judá también estaba en problemas. Admitieron su falta de poder y sabiduría para conquistar a sus enemigos. ¡Todo lo que les quedaba era Dios! Pero el rey Josafat y el pueblo vieron esto como una razón para tener esperanza y no desesperarse. “A ti volvemos nuestros ojos”, dijeron a Dios (2 Crónicas 20:12). Y no fueron decepcionados pues Él cumplió su promesa: “No es vuestra la guerra, sino de Dios” (v.15).

¿Te encuentras en una posición en la que toda la autosuficiencia se ha terminado? Cuando vuelvas los ojos hacia el Señor y pongas tu esperanza en Él, tendrás la tranquilizadora promesa de que no necesitas nada más.

CUANDO TODO LO QUE TIENES ES A DIOS, TIENES TODO LO QUE NECESITAS.

<···Indice