25 de noviembre,

Bajo sus alas

La Biblia en un año: Ezequiel 24-26, 1 Pedro 2

Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro... . –Salmo 91:4.


El evangelista de la India Sundar Singh escribió acerca de un devastador fuego forestal que hubo en los Himalayas donde se encontraba viajando. Mientras muchos trataban de combatirlo, un grupo de hombres permanecía de pie mirando hacia la parte superior de un árbol en el que las llamas subían por las ramas. Estaban mirando a una avecilla madre volando frenéticamente en círculos encima del árbol. El avecilla chirriaba una alarma a su nido lleno de pichones. Cuando el nido empezó a quemarse, el avecilla madre no se fue volando; en vez de eso se acercó más y cubrió a su cría con sus alas. En cuestión de segundos, ella y sus pichones se volvieron cenizas.

Entonces, Sing dijo a los espectadores que se habían quedado pasmados: “Hemos sido testigos de algo verdaderamente maravilloso. Dios creó a ese pajarito con tanto amor y devoción que dio su vida para tratar de proteger a su nidada... . Ese es el amor que lo trajo del cielo para convertirse en hombre. Ese es el amor que lo hizo sufrir una muerte dolorosa por nuestro bien.”

La historia anterior es una emocionante ilustración del amor de Cristo por nosotros. Nosotros también nos quedamos pasmados cuando pensamos en el Calvario, donde ardió el fuego del juicio santo. Porque allí, Jesús sufrió voluntariamente y “llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” (1 Pedro 2:24).

Señor, gracias por morir en nuestro lugar. ¡Cuánto te agradecemos todo lo que has hecho!

CRISTO SOPORTO LOS FUEGOS DEL JUICIO PARA QUE NOSOTROS PUDIÉRAMOS DISFRUTAR EL PERDÓN DE DIOS.

<···Indice