28 de noviembre,

Amor inalterable

La Biblia en un año: Ezequiel 33-34, 1 Pedro 5

Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas... . –Salmo 107:21.


Después de visitar a su esposa en una residencia para pacientes de Alzheimer, el pastor jubilado Browning Ware describió la escena cuando él y sus amigos cercanos se preparaban para irse: “Nos abrazamos y nos tomamos de las manos para orar. ¡Había tanto por lo que dar gracias! Dí gracias a Dios por la familia, los amigos y por su amor radical que nos libera, incluso cuando estamos atrapados en las garras de las circunstancias de la vida.”

Al hacer una pausa para dar gracias a Dios por cada una de las maneras en que nos ha bendecido, es bueno recordar que nuestro mayor tesoro es su amor inalterable. Muchas veces, nuestra gratitud va y viene con nuestra salud o seguridad económica. Igualamos la bendición de Dios con la libertad del dolor y la tristeza. Pero por medio de la fe y la experiencia aprendemos que el gran amor de Dios por nosotros expresado en Jesucristo puede calmar nuestros corazones y mentes incluso en las situaciones más gravosas.

En el Salmo 107 leemos cuatro veces: “Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres” (vv.8,15,21,31). Hasta cuando la vida parece abrumadora podemos clamar al Señor y encontrar liberación en Él de nuestra angustia (vv.6,13,19,28).

No es la salud ni la riqueza, sino el amor inalterable de Dios lo que nos libera en todas las circunstancias de la vida.

SI HACEMOS UNA PAUSA PARA PENSAR ENCONTRAREMOS CAUSAS PARA DAR GRACIAS.

<···Indice