4 de octubre,

¡No hay amor más grande!

La Biblia en un año: Isaías 20-22, Efesios 6

Pero él da mayor gracia...–Santiago 4:6.


El pastor y escritor F.B. Meyer una vez le confesó a un amigo que se sentía bienvenido en cualquier hogar de Inglaterra excepto en el suyo propio. Su matrimonio sin amor era fuente de un profundo dolor. Sin embargo, Meyer creía que a través del dolor de su alma estaba siendo preparado para dar amor y fortaleza a los demás, y sobre todo a su esposa al final de sus días. Las siguientes palabras las escribió para ella:

Si tu vida futura necesita una fortaleza que sólo puedo obtener por medio del sufrimiento... o si mi corazón puede liberarse sólo con la tristeza de alguna mancha, entonces tú darás, y yo tomaré, esta corona de fuego por el bien del Amor.

Tú también podrías sentir que no eres amado. Si es así, no trates de encontrar amor haciendo amistad con el mundo (Santiago 4:4-5). Más bien dedícate a conocer a Dios y a amarlo. Déjale satisfacer tu profunda necesidad de cariño y atención. “Él da mayor gracia” (v.6), más de cualquier cosa que puedas ganar por ti mismo.

Y ésta es una gracia multiplicada: cuando conoces y experimentas el amor incondicional de Dios, entonces puedes darte a los demás, incluso a aquellos que te han causado un gran dolor.

Permítele a Dios, por su gracia, que obre en tu dolor, que controle tus intenciones y deseos. Déjale que te lleve en su dirección y te sostenga con su cariño moldeándote a su diseño perfecto. ¡No hay amor más grande!

NO HAY NADIE FUERA DEL ALCANCE DEL AMOR DE DIOS.

<···Indice