6 de octubre,

Estrellas humildes

La Biblia en un año: Isaías 26-27, Filipenses 2

... resplandecéis como luminares en el mundo. –Filipenses 2:15.


Nuestra cultura eleva a ciertas personas a la categoría de “estrellas” por sus habilidades en los deportes, la música, la actuación o algún otro talento. Sin embargo, las estrellas que por lo general se aprecian y se aman más son aquellas que aceptan su popularidad con gracia y mantienen la humildad a pesar de su grandeza. Esas son estrellas humildes.

Los seguidores de Cristo han de ser estrellas de otro tipo. Jesús dijo que Él es “la luz del mundo” (Juan 8:12). Hemos de brillar “como luminares en el mundo” siendo “irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha” (Filipenses 2:15). Así es como nos destacamos en el mundo oscuro y pecador que nos rodea.

También podemos mirar a Jesús como nuestro modelo de humildad. Aunque tenía todo el derecho de aferrarse a su alta posición en los cielos con Dios, “se despojó a sí mismo”, escribió el apóstol Pablo (v.7). No sólo se hizo hombre, sino también siervo. ¡Qué posición tan humilde para el Creador del cielo y de la tierra!

Jesús es nuestro ejemplo de servidumbre genuina. Sin embargo, es también la estrella más resplandeciente del universo. A medida que nos parezcamos más a Él seremos estrellas brillantes y resplandecientes, y la gente se sentirá atraída a Cristo por medio de nuestro humilde servicio. ¿Brilla tu luz con resplandor?

PUEDE QUE SEAS MUY GRANDE PARA QUE DIOS TE USE, PERO NUNCA PODRÍAS SER DEMASIADO PEQUEÑO.

<···Indice