11 de octubre,

¡Cuidado con la envidia!

La Biblia en un año: Isaías 37-38, Colosenses 3

El corazón apacible es vida de la carne; mas la envidia es carcoma de los huesos. –Proverbios 14:30.


La envidia se puede definir como “resentimiento por el éxito o la felicidad de los demás”. Muchas culturas toman la envidia a la ligera. Una compañía que hace remodelaciones residenciales en Washington, D.C. tenía un anuncio que en realidad apelaba a este vicio. Usó frases como “una sala de codicia” y “una cocina para envidiar”. Proseguía diciendo que usted podía convertirse en la envidia de su vecindario al tiempo que aumentaba el valor de su casa.

La Biblia considera la envidia de una manera muy distinta y la llama “carcoma de los huesos” (Proverbios 14:30). Fue por envidia que los líderes religiosos procuraron matar a Jesús (Mateo 27:20). Y en Gálatas 5:19-26, la envidia aparece entre las “obras de la carne” que destruyen la vida.

En 1 Samuel 18 leemos que la envidia contribuyó a la caída del rey Saúl. Él comenzó su reinado bien, pero como desobedeció el mandamiento de Dios fue rechazado como rey (15:23). En lugar de aceptar con humildad la decisión de Dios, se dejó consumir por la envidia y el odio hacia David (18:8-9). De ahí en adelante, Saúl se distanció de Dios y hasta buscó consejo en una médium (28:7). Al final se quitó la vida después de una vergonzosa derrota por parte de los filisteos (31:4-5). La envidia lo destruyó.

La envidia puede arruinar una vida. ¡Nunca la tomes a la ligera!

SI TE PONES VERDE DE ENVIDIA ESTÁS MADURO PARA LOS PROBLEMAS.

<···Indice