16 de octubre,

Ora y trabaja

La Biblia en un año: Isaías 47-49, 1 Tesalonicenses 4

Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, y él oirá mi voz. –Salmo 55:17.


Mientras conducía por una pequeña ciudad de Pensilvania vi estas palabras en el letrero de una iglesia: Ore por una buena cosecha, pero siga cavando.

Esto me puso a pensar en las palabras de Jesús en Mateo 9. Antes de decir a sus discípulos que oraran por obreros, les recordó que les esperaba una buena cosecha, pero que los obreros eran pocos (vv.37-38).

A veces olvidamos que Dios puede querer que formemos parte de la respuesta a nuestras propias oraciones. Esperamos que Él lo haga todo, y luego nos sentamos y no hacemos nada.

Le pedimos que bendiga la obra de nuestra iglesia, pero damos excusas cuando se nos pide que sirvamos. Suplicamos que nuestros seres queridos sean salvos, pero nunca les testificamos. Intercedemos fervorosamente por personas que tienen graves problemas económicos, pero no metemos la mano en el bolsillo para ayudarlos a pesar de que tenemos los medios para hacerlo. Pedimos al Señor que consuele y aliente a los que están confinados y se sienten solos, pero nunca hacemos el esfuerzo de visitarlos ni de enviarles una nota de aliento.

Sí, Dios desea que le llevemos nuestras peticiones, pero muchas veces quiere que pongamos pies a nuestras oraciones. Muchas veces, trabajar y orar van de la mano. –R.H

ORA COMO SI TODO DEPENDIERA DE DIOS; TRABAJA COMO SI TODO DEPENDIERA DE TI.

<···Indice