19 de octubre,

Una mano que ayuda

La Biblia en un año: Isaías 56-58, 2 Tesalonicenses 2

... Si quitares de en medio de ti ... el dedo amenazador, y el hablar vanidad ... tu oscuridad será como el mediodía. –Isaías 58:9-10.


Un hombre de 89 años de edad a quien le gusta crear nuevas palabras para describir viejos problemas llama contratodista a una persona que encuentra faltas en todo. “Sugieras lo que sugieras –dice él– esa persona está en contra y encuentra algo malo en todo lo que haces.”

Yo he ponderado sus palabras y muchas veces me encuentro culpable de ser como la persona que él describe. Lo que me gusta llamar “realista” en verdad es más bien “contratodista”. Y eso no agrada a Dios.

En el capítulo 58 del libro de Isaías, el profeta dijo que el estilo de vida sacrificatorio que Dios desea incluye: “soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados” (v.6), quitar “de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad” (v.9).

Si estoy oprimiendo a alguien con mi espíritu crítico y mis palabras hirientes, entonces Dios dice que es hora de que cambie. Él no quiere que yo halle faltas; quiere que dé libertad y que suelte. En lugar de señalar con un dedo acusador, debo prestar ayuda. –David McCasland

EDIFICA A LAS PERSONAS, NO LAS DERRIBES.

<···Indice