29 de octubre,

Espera con esperanza

La Biblia en un año: Jeremías 18-19, 2 Timoteo 3

Esperé yo a Jehová, esperó mi alma; en su palabra he esperado. –Salmo 130:5.


Mientras estuve en la milicia aprendí a aborrecer la espera. Se nos ordenaba salir apresuradamente de las barracas y ponernos en fila. Allí nos quedábamos parados y esperábamos, y esperábamos, y esperábamos nuestras próximas órdenes. Si nos tenían que poner vacunas nos poníamos en fila y esperábamos.

También tuve que esperar mucho en estaciones de autobús y ferrocarril cuando tenía tiempo libre. No puedo decir que lo disfrutaba, pero era diferente. Esperaba con esperanza. Sabía que cuando llegara a casa, mi esposa y mis seres queridos me darían la bienvenida.

Esto describe el tipo de espera expresado por el autor del Salmo 130. Él había estado en el fondo de la desesperación por la culpa de sus pecados (vv.1-3), y había orado y sentido la seguridad del perdón (v.4). Pero explicó que era el Señor mismo a quien estaba esperando, no sólo su perdón (v.5). Esperó con la esperanza de un vigilante que sabe que la luz aparecerá en la mañana (v.6).

Cuando nos duele nuestro pecado o estamos perturbados por él podemos mirar hacia arriba y esperar con esperanza. ¡El Señor vendrá! Ya sea por medio de una promesa directa de su Palabra, el sabio consejo de un amigo o el suave testimonio del Espíritu Santo, Él suplirá nuestra necesidad... tan cierto como la luz de la mañana que siempre penetra la oscuridad de la noche. –Herb Vander Lugt

LOS QUE ESPERAN EN EL SEÑOR NUNCA SERÁN DECEPCIONADOS

<···Indice