1 de septiembre,

Ayuda inesperada

La Biblia en un año: Salmos 135-136, 1 Corintios 12

... hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe. –Gálatas 6:10.


Gary, un pastor de jóvenes de Michigan, salió en la camioneta de la iglesia con un grupo de adolescentes hacia los estados de Dakota del Norte, Montana e Idaho. El propósito de su viaje era experimentar un poco de aventura, unidad entre ellos y desafío espiritual en el gran oeste norteamericano. La idea era buena, pero la vieja camioneta no cooperó... ni tampoco algunas personas por el camino.

Cuando la camioneta se dañó en un lugar de Montana, Gary llamó a una iglesia de su denominación. Preguntó si los jóvenes podían pasar la noche en el edificio de la iglesia. Lamentablemente, los líderes dijeron que no. Así que el grupo tuvo que hospedarse en un motel mientras esperaban dos días a que repararan la camioneta.

El tiempo pasaba lentamente y los jóvenes estaban inquietos. Consciente de su apuro, una señora los llevó a su rancho. Les enseñó a montar a caballo, les dejó que la ayudaran con las tareas, y les preparó maravillosas comidas. Mientras tanto, el mecánico les reparó la camioneta sólo por el costo. Irónicamente, ni la ranchera ni el mecánico asistían a la iglesia.

Es humillante pero a veces, Dios usa a las personas que no asisten a la iglesia para recordar a los cristianos que deben «hacer bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe» (Gálatas 6:10).

NUESTRO AMOR A CRISTO ES TAN REAL COMO NUESTRO AMOR AL PRÓJIMO.

<···Indice