4 de septiembre,

Palabras de refuerzo

La Biblia en un año: Salmos 143-145, 1 Corintios 14:21-40

... exhortaos los unos a los otros cada día.... –Hebreos 3:13.


Vacunas de refuerzo... ¡piensa en los beneficios! Forman parte de un programa completo de inmunización que nos protege de enfermedades amenazadoras.

¿Alguna vez oíste hablar de las palabras de refuerzo? Son palabras que decimos para ayudar a otros en la lucha contra el desaliento y la desesperación.

En su libro Secrets From The Mountain [Secretos de la montaña], Pat Williams nos cuenta un experimento que hizo con un grupo de estudiantes. Les dijeron que los científicos habían comprobado que los niños de ojos marrones eran más listos que los de ojos azules. Inmediatamente, a los estudiantes de ojos marrones les empezó a ir mejor en la escuela. Pero unos días después dijeron a los estudiantes que habían recibido una información equivocada, y que en realidad eran los de ojos azules los más listos. Rápidamente, las calificaciones de los niños de ojos azules aumentaron por encima de las de sus compañeros de ojos marrones.

No está bien mentir a los niños, pero el estudio demostró que las palabras tienen el poder de influir la conducta. Pablo sabía esto, por lo que envió a Timoteo a la iglesia de Tesalónica a alentar a los creyentes en su fe... y sus palabras hicieron justo eso (1 Tesalonicenses 3:2-3, 6).

¿Nos exhortamos los unos a los otros cada día? (Hebreos 3:13). Igual que Timoteo, ¿llevamos consuelo y aliento a las personas que conocemos? Prueba a usar hoy algunas palabras de refuerzo.

LA ESPERANZA SE PUEDE ENCENDER CON UNA CHISPA DE ALIENTO.

<···Indice