5 de septiembre,

«¡Muévanse, tontos!»

La Biblia en un año: Salmos 146-147, 1 Corintios 15:1-28

Y creó Dios al hombre a su imagen.... –Génesis 1:27.


Un sargento instructor gritó una orden a un montón de reclutas: «¡Ey, ustedes, muévanse, tontos!» Todos obedecieron excepto uno. Enojado por su aparente desafío, el sargento caminó hacia él y dijo gruñendo: «¿Y bien?» El joven recluta contestó: «¡Ciertamente que había muchos, señor!»

Sería fantástico si más de nosotros los cristianos nos sintiéramos igual de bien acerca de nosotros mismos. No es malo afirmar nuestra valía. La Biblia lo hace. Hemos sido creados para reflejar la naturaleza personal y moral de Dios (Génesis 1:26). El pecado ha estropeado esa imagen, pero por amor, Dios envió a su Hijo a morir por nuestros pecados. Cuando confiamos en Jesús como Salvador somos «aceptados», de la misma forma en que el Padre lo acepta a Él (Efesios 1:6).

Puede que nos sintamos indignos de tal amor y gracia, pero aún así podemos tener un sano sentido de valía propia, de pertenencia y confianza. Puesto que Cristo ha quitado la culpa de nuestro pecado pagando la pena en la cruz, sabemos que somos aceptados plenamente por Él (vv.7-14).

Tal vez tengamos todavía sentimientos de autocondenación, pero debemos afirmar nuestra valía en Cristo. Cuando una voz interior siga gritando «¡eres un tonto!», cállala diciéndote a ti mismo: «Dios me hizo. Cristo me salvó. Y eso hace que una persona sea de gran valor.»

NADA HABLA MÁS CLARO DEL AMOR DE DIOS QUE LA CRUZ DE CRISTO.

<···Indice