9 de septiembre,

Tres deseos

La Biblia en un año: Proverbios 6-7, 2 Corintios 2

Los días de nuestra edad son setenta años.... Porque pronto pasan, y volamos. –Salmo 90:10.


Una vez leí que casi todas las culturas de la tierra tienen un cuento que trata sobre «tres deseos mágicos». La mayoría presenta a un genio o alguna otra figura mítica que concede los deseos de un amo. Casi todos esos cuentos terminan en tragedia.

Supongo que estas historias vienen del deseo de tener todo lo que queremos en esta vida, a pesar de que hemos aprendido que al procurar eso, sentiremos frustración. Si hay algo que la vida nos enseña es que nada en este mundo nos puede satisfacer plenamente, porque aunque ganáramos el mundo entero, a la larga lo perderíamos.

Entre estas historias, una de las más agudas es el cuento de un inversionista que encontró a un genio de camino a la oficina. Al recibir la oferta de cumplirle un deseo, el hombre pidió, y recibió, un ejemplar de su periódico local con la fecha futura de un año a partir de ese momento. Se apresuró a ir a la página económica esperando hacer una «buena jugada» en el mercado. Pero lo que encontró fue más de lo que esperaba. En la página opuesta vio su foto en un obituario describiendo su muerte en un accidente de auto el día anterior.

La vida es corta y muy incierta. No podemos saber lo que traerá el futuro. Lo único que podemos hacer es pedir a Dios que nos aleje de búsquedas triviales y dirija nuestros corazones para seguirle a Él. Así que oramos como lo hizo Moisés: «Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría» (Salmo 90:12).

NUESTRA ACTITUD HACIA LA MUERTE DETERMINA CÓMO VIVIMOS.

<···Indice