11 de septiembre,

Una nueva perspectiva

La Biblia en un año: Proverbios 10-12, 2 Corintios 4

Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella... éste será bienaventurado en lo que hace. –Santiago 1:25.


Doce horas después de los ataques terroristas al World Trade Center en Nueva York, una reportera de televisión apareció de pie cerca de la Zona Cero con un fajo de papeles en la mano. Los había recogido en la calle, la cual estaba llena de escombros producto de las torres que se cayeron. Una hoja formaba parte de un informe financiero de una corporación, otra era una propuesta de negocios, y una tercera era un plan de jubilación. A la luz de miles de vidas perdidas, esos papeles parecían mucho menos importantes de lo que eran horas antes.

La calamidad altera nuestra perspectiva. Cuando hay vidas en peligro nos damos cuenta de que las personas, no las posesiones, son lo que más importa. Y si damos pasos para reajustar nuestras prioridades y tratar bien a la gente, la lección no se desperdicia.

Las nuevas perspectivas sobre la vida, incluyendo aquellas que Dios nos da en su Palabra, pueden desvanecerse rápidamente a menos que pongamos en práctica nuestro conocimiento. Santiago escribió: «Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno... no [es] oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace» (1:22,25).

Después de grandes tragedias, muchos de nosotros sentimos el desafío de poner a Dios y a la gente en primer lugar en nuestras vidas. Permanezcamos en la Palabra y tomemos medidas para mantener nuestra nueva perspectiva.

UN CAMBIO DE CONDUCTA EMPIEZA CON UN CAMBIO DE CORAZÓN.

<···Indice