16 de septiembre,

La sonrisa del gozo

La Biblia en un año: Proverbios 25-26, 2 Corintios 9

Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido. –1 Juan 1:4.


¿Te acuerdas de aquellas calcomanías redondas y amarillas que mostraban una carita feliz y que aparecían con frecuencia en papeles para cartas y tarjetas postales? A menudo iban acompañadas de un mensaje de una sola palabra que decía: «Sonríe». Implicaban que puedes poner una sonrisa en tu rostro con la misma facilidad con la que puedes ponerte un sombrero. En cierto sentido, eso es verdad. Un buen actor puede parecer feliz incluso cuando su corazón está destrozado.

Las circunstancias favorables también pueden producir sonrisas. A una persona con buena salud, un ingreso adecuado y una casa bonita le resulta fácil verse feliz. Sin embargo, la mejor sonrisa sale de adentro de manera natural. Refleja un gozo que permanece aun cuando una persona tenga pocas de las bendiciones materiales de la vida. Viene de conocer a Dios, creer y obedecer su Palabra, sentirse seguro de que sus pecados han sido perdonados, poseer la vida eterna, y esperar las glorias del cielo. El creyente que depende de Dios para estas bendiciones puede sonreír a pesar de la adversidad.

En la Escritura para hoy, el profeta Habacuc declaró triunfalmente: «Yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación» (Habacuc 3:18). Aunque le despojaran de todo, el Señor sería su fortaleza. Él no tenía que «ponerse» una sonrisa, porque el gozo que había en su corazón lo hacía por él.

LA FELICIDAD DEPENDE DE LOS ACONTECIMIENTOS, PERO EL GOZO DEPENDE DE JESÚS

<···Indice