20 de septiembre,

Ser o hacer

La Biblia en un año: Eclesiastés 4-6, 2 Corintios 12

... de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. –2 Corintios 12:9.


El Pastor Berns tenía 33 años cuando le diagnosticaron el mal de Parkinson en 1981. A los pocos años, su voz estaba demasiado débil para predicar, su cuerpo temblaba incontrolablemente, y tenía que enfrentar el hecho de que debía dejar el ministerio.

Entonces, después de una operación experimental, volvió a la vida activa dramática pero temporalmente. Los temblores pararon y él se deleitaba porque su capacidad de predicar se había restaurado, además de que podía practicar la tabla hawaiana sobre las olas del mar y jugar al tenis.

Hoy que sus limitaciones físicas están volviendo dice lo siguiente acerca de su experiencia: «En todas las cosas, Dios obra para el bien de los que le aman. Su poder se ha perfeccionado en mi debilidad. El Señor ahora me ha dado un ministerio de ser en lugar de hacer. La preocupación primordial de Dios por nosotros, como personas cabales, empieza con nuestro bienestar espiritual, de manera que podamos tener una relación personal y de confianza con Aquel que nos creó y da significado a nuestras vidas.»

Las palabras de Berns hacen eco de las del apóstol Pablo, el cual sufrió con su propio «aguijón en la carne» (2 Corintios 12:7). Pablo se daba cuenta de que Dios estaba usando su debilidad física para mostrar su fortaleza.

En un mundo que valora lo que hacemos, lo que somos para Dios es mucho más importante que cualquier cosa que hagamos para Él.

A MENUDO DIOS USA EXPERIENCIAS AMARGAS PARA HACERNOS MEJORES PERSONAS.

<···Indice