21 de septiembre,

Cuando lo malo es bueno

La Biblia en un año: Eclesiastés 7-9, 2 Corintios 13

¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz.... –Isaías 5:20.


A principio de los años 70, el caricaturista político Wayne Stayskal ilustró un problema de toda la vida. En los primeros tres cuadros, se ve a un padre y un hijo mirando un violento programa de televisión. Se escuchan las siguientes palabras: «¡Bang! ¡Bang! ¡Mata! ¡Puñal! ¡Boom! ¡Zap! ¡Tr-r-r-a-a-a-a-ta-ta-ta-ta! ¡Asesinato!»

En el segundo cuadro, un boletín de noticias interrumpe el programa: «Y ahora noticias desde Vietnam.» Las escenas de TV muestran escenas de cuerpos mutilados de niños vietnamitas, algunos en los brazos de sus madres. El padre se queda estupefacto y le tapa los ojos con las manos a su hijo. «¿Para qué ponen esas cosas en la televisión?» –dice gritando.

Stayskal plantea una cuestión vital. ¿Cómo podemos divertirnos con escenas que glorifican la violencia, pero nos horrorizamos cuando vemos lo verdadero? Hollywood empezó a hacerse la misma pregunta después de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 en los Estados Unidos. Pospusieron el estreno de algunas películas que tenían temas terroristas. Pero, ¿cuánto tiempo va a durar esa restricción?

El pecado es tan peligroso porque es ciego a sí mismo. El profeta Isaías dijo que el pueblo de Dios estaba llamando bueno a lo malo. ¡Increíble! Pero la gente todavía lo hace en el siglo XXI. Sólo la Palabra de Dios puede guardarnos de llamar «a lo malo bueno y a lo bueno malo» (Isaías 5:20).

SI EL PECADO NO FUERA ENGAÑOSO NO PARECERÍA DELEITOSO.

<···Indice