Tema 4

Al índice de Estudios para el Tercer Milenio

¡REGRESO AL HOGAR!

Corría el tren por la vía en busca de las estaciones que se acercaban sin cesar. Entre el bullicio que había en el pasillo, nadie reparó en un joven que estaba sentado con el rostro entre las manos en un compartimiento. Cuando levantaba el rostro, se veían en él las huellas de la tristeza, el desencanto y la preocupación. Después de varias estaciones, un señor mayor que estaba sentado frente a él, se animó a preguntarle cuál era el motivo de su turbación.

Verá, -dijo el joven- siendo adolescente, era muy rebelde y no hice caso a mi madre que me aconsejaba a dejar las malas compañías. En una de esas andanzas mías, en una pelea, maté a una persona. Fui juzgado, condenado a diez años de cárcel y mi sentencia la tuve que purgar en un presidio lejos de mi casa. Nadie me escribió durante ese tiempo, y todas las cartas que envié no tuvieron respuesta.

Unos meses atrás, -prosiguió el joven- cuando supe la fecha de mi liberación le escribí a mi madre una carta. En ella le decía más o menos así: "Querida mamá, sé que has sufrido mucho por mi causa en estos diez años. Sé que he sido un mal hijo y que entiendo tu silencio al no querer comunicarte conmigo. Dentro de unos meses voy a estar libre y quisiera regresar a casa. No sé si me estarás esperando, por lo cual te ruego que me des una señal que me aceptarás. ¿Te acuerdas el peral que hay en la estación de trenes? Yo voy a comprar un pasaje que sirva para más allá de nuestro pueblo. Si tú me perdonaste y aceptas mi regreso, te ruego le pongas una cinta amarilla a ese peral, entonces yo al verlo me bajaré. Si es que no aceptas mi regreso, al no ver la cinta amarilla en el árbol, seguiré de largo y nunca más te molestaré."

Esta es mi historia, señor, y quisiera pedirle un favor. ¿Podría mirar Ud. en la próxima estación si ve el árbol con cinta amarilla? Tengo tanto miedo que no me animo a mirar.

En silencio, solo interrumpido por los sollozos del joven, el tren fue avanzando, acercándose cada vez más a la estación asignada. De repente, el señor que estaba enfrente gritó lleno de júbilo:

-¡Joven, joven, mire! Alzando los ojos surcados por las lágrimas, el joven contempló el espectáculo más hermoso que podían ver sus ojos. El peral no tenía una cinta amarilla. Estaba lleno de cintas amarillas, pero no solo él, sino todos los árboles del pueblo estaban llenos de cintas amarillas.

REENCUENTROS POSTERGADOS

Sí, querido amigo que lees estas líneas. A lo largo de los tres temas anteriores hemos hablado de Dios, Cristo y de que tú formas parte de la familia celestial. En el último terminamos con la redención y hablamos de una patria que Cristo ha preparado para nosotros, y queremos recordar sus palabras cuando dijo: "Y cuando me vaya..., vendré otra vez, y os llevaré conmigo..." Juan 14:3.

Estas palabras han llenado de esperanza a los discípulos cuando las oyeron. Su Amado Maestro iba a volver, no los iba a dejar solos. Y habiendo llegando al inicio del tercer milenio, queremos resaltar nuevamente las palabras de Cristo: Vendré otra vez.

Veamos por qué es tan importante ese reencuentro con Cristo:

1. Para poner fin al dolor: "Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará. Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo" Isaías 35:4-6.

2. Terminar con el mal, porque la condición actual del mundo no es el hogar que Dios creó "El Eterno vio que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo sólo el mal" Génesis 19:13; 6:5.

3. Porque quiere que tú y yo estemos con Él. "Padre, que aquellos que me has dado, estén conmigo donde yo esté, para que vean mi gloria, la que me has dado..." Juan 14:24.

4. Para que este mundo vuelva al redil de Dios, a la comunión con Él y con sus santos ángeles. "Pero nuestra ciudadanía está en el cielo, de donde esperamos ansiosamente al Salvador, al Señor Jesucristo" Filipenses 3:20.

¿Cómo Sabemos Que Está Cerca?

Así como las hojas amarillas nos indican que el otoño está cerca, así como el calor nos señala el principio del verano, así nos ha dejado Cristo pistas que podemos ir viendo como señales de su regreso. Innumerables son las profecías que marcan su segunda venida, pero quisiéramos agruparlas en unas pocas para que tengamos una idea somera de las cosas que nos indican que Cristo vuelve pronto.

Señales en el Mundo Político:

1. Violencia, inseguridad, guerras, revoluciones. Mateo 24:38-39 muestra que será como antes del diluvio: "y estaba la tierra llena de violencia"  (Gén. 6:11) "Se levantará nación contra nación y reino contra reino... y sobre la tierra angustia de las gentes" Lucas 21:10, 25.

2. La búsqueda desesperada de la paz: "...el día del Señor vendrá como un ladrón en la noche. Cuando digan: "¡Paz y seguridad!", entonces vendrá sobre ellos repentina destrucción,... y no escaparán" 1ª Tesalonicenses 5:2, 3.

3. Unidad de las naciones y oposición a Cristo: "Los diez cuernos que viste son diez reyes,... Estos tienen un mismo propósito, y darán su poder y autoridad a la bestia. Pelearán contra el Cordero..." Apocalipsis 17:12, 13, 14.

4. Embargos económicos a aquellos que se oponen a esta política mundial: "Y que ninguno pueda comprar ni vender, sino el que tenga la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre" Apocalipsis 13:17.

Señales en el Mundo Físico:

1. El aumento de las enfermedades cuyas cifras de muertes son terribles, caso de SIDA, cáncer, tuberculosis, etc.: "Y habrá pestes, ...en diversos lugares" Mateo 24:7.

2. Desequilibrios climáticos: "Habrá espantos y grandes señales del cielo" Lucas 21:11. "Y haré prodigios arriba en el cielo, señales abajo en la tierra, sangre, fuego y... humo" Hechos 2:19.

3. Aumento de la ciencia, tal como se ve en los últimos cincuenta años: "Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará" Daniel 12:4.

Señales en el Plano Social:

1. Manifestación descarada de las inclinaciones homosexuales. En Sodoma y Gomorra proliferaron estos pecados (Gén. 19:4-5) "También será como en los días de Lot... Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste" Lucas 17:28, 30.

2. Los ricos se vuelven más ricos y los pobres más pobres: "Habéis acumulado tesoros para los últimos días. El jornal de los obreros,... y que por engaño no les habéis pagado, clama. Y el clamor ...ha entrado en los oídos del Señor Todopoderoso" Santiago 5:3.

3. Aumento de la corrupción y del mal: "Pero los malos hombres y los engañadores, irán de mal en peor, engañando y siendo engañados" 2ª Timoteo 3:13. Véase también 2ª Timoteo 3:1-5.

Señales en el Mundo Religioso:

1. La frialdad y la incredulidad: "Y por el aumento de la maldad, el amor de la mayoría se enfriará." "Sin embargo, cuando el Hijo del Hombre venga, ¿hallará fe en la tierra?" Mateo 24:12; Lucas 18:8.

2. La frivolidad de los religiosos: "Tendrán apariencia de piedad, pero negarán su eficacia." 2ª Timoteo 3:5.

3. La proliferación de falsos profetas y falsos Cristos: "Porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, para engañar..." Mateo 24:24.

Querido amigo, estas son algunas de las señales que la Biblia muestra acerca de la venida de Cristo. Algunas de esas señales serán ampliadas en los próximos temas, pero todavía hay cosas por estudiar acerca del encuentro con Cristo.

¿CÓMO VENDRÁ?

Durante 4000 años fue esperado el Mesías ansiosamente. 333 profecías anunciaban que "el viene". Ángeles anunciaron su llegada y Dios utilizó incluso a personas que no eran israelitas para llamar la atención sobre la venida del Redentor a esta tierra. ¿Crees que la culminación de su obra de rescate de la humanidad será menos visible? Hace 2000 años el mensaje es: "el volverá" y no será ocultamente, en algún lugar apartado, como Belén en su primera venida; ni estará escondido en algún aposento, como cuando ofició la santa cena. Cristo mismo dejó clarificadas esas cosas: "Entonces, si alguien os dijera: ‘Aquí está el Cristo, o allí’, no creáis... Mirad, os lo he dicho de antemano. Así, si os dicen: ‘Aquí está en el desierto’, no salgáis; ‘aquí en las cámaras’, no creáis" Mateo 24:23, 25-26.

Veamos algunas de las cosas que la Biblia nos señala acerca de cómo será su venida:

Visible

"Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre" Mateo 24:27.

No vendrá a escondidas, como tampoco los relámpagos son secretos, escondidos, o imperceptibles. Toda persona que está en su zona de influencia, ve y oye el relámpago. Así será cuando Cristo vuelva.

Todo Ojo Lo Verá

"Mirad que viene con las nubes; y todo ojo lo verá, aun los que lo traspasaron. Y todos los linajes de la tierra se lamentarán por él..." Apocalipsis 1:7. 

No será en un lugar que sólo unos pocos lo vean. Vendrá en las nubes y todos lo verán, inclusive aquellos que no lo querrán ver, aquellos que no han entregado su vida a Jesús: "Entonces los reyes de la tierra, los grandes y los ricos, los capitanes y los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes. Y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos de la vista de Aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero" Apocalipsis 6:15-16.

Vendrá Acompañado y en Gloria

"Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre, con sus ángeles, y entonces dará a cada uno según sus obras" Mateo 16:27. "Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono... Su número era miles de millares, y diez mil veces diez mil" Apocalipsis 5:11. "De ellos también profetizó Enoc, ...cuando dijo: "El Señor viene con sus santos millares" Judas 14.

Imaginemos únicamente por un instante ¡Qué espectáculo estupendo! Los cielos llenos de millones y millones de ángeles de luz surcando el cielo. Jesús describió esto ante el Sumo Sacerdote que lo estaba juzgando. "Jesús respondió: "Sí... os digo que en el futuro veréis al Hijo del Hombre... y que viene en las nubes del cielo" Mateo 26:14.

En Forma Personal

"Y les dijeron: "Galileos, ¿por qué quedáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido llevado de vosotros al cielo volverá del mismo modo en que lo habéis visto ir al cielo" Hechos 1:11. Vendrá tal como se fue, con ese mismo cuerpo con el cual resucitó, sólo que revestido de gloria, como Rey de reyes y Señor de señores.

Todavía hay un pregunta que nos queda por contestar:

¿A QUÉ VENDRÁ?

¿Cuáles serán las consecuencias de su venida? Existen para los que han aceptado a Cristo como su Salvador personal y también para los que han rechazado el amor de Dios. Remitámonos únicamente sobre lo que la segunda venida de Cristo le traerá a los creyentes en Cristo. De los malos hablaremos en temas posteriores.

"Yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para dar a cada uno según su obra" Apocalipsis 22:14.

"...todos seremos transformados. En un instante, en un abrir de ojos, a la final trompeta... los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados" 1ª Corintios 15:51, 52.

"Me está guardada la corona de justicia, que me dará el Señor, Juez justo, en aquel día" 2ª Timoteo 4:8.

"Entonces el Rey dirá... ¡Venid, benditos de mi Padre! Heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo" Mateo 24:34.

"Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón humano, son las que Dios ha preparado para los que le aman" 1ª Corintios 2:9.

Sucederán muchas cosas en su venida, pero de todas, la más hermosa será que "los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes, a recibir al Señor en el aire. Y así estaremos siempre con el Señor" 1ª Tesalonicenses 4:17. 

Ya no habrá muerte, ni dolor. Los sufrimientos que nos hicieron llorar no existirán. En ese día exclamaremos llenos de alegría: "¡Este es nuestro Dios! Lo hemos esperado, y nos salvará. Este es el Eterno a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación" Isaías 25:9. 

Estaremos en los brazos de nuestros seres queridos que la muerte separó, nos veremos con aquellos que las distancias o las dificultades de esta vida nos han privado de su compañía. Dios será nuestro pensamiento y nuestra dicha. Y de siglo en siglo veremos en cada flor y en cada átomo, las cintas amarillas que nos dirán: ¡Hijo!, ¡Bienvenido a casa!

¿Deseas prepararte para la venida de Jesús? Dale hoy tu corazón y vive con Cristo cada día por medio de la fe. Estudia su Palabra y únete a aquellos que también abrigan esa gloriosa esperanza. Sigue estudiando además los otros temas de esta serie. ¡Dios te bendiga!

Fuente: http://www.biblia2000.com.ar/3mil/milenio/Milen-04.htm


< Volver a Temas del Tercer Milenio

Próximo Tema: 
LA CARTA MAGNA MUNDIAL:
¿INTEGRACIÓN O SOBERANÍA?

Top ^