Biblia 2000 - Página Principal Meditaciones para el 2000

Año Bíblico: Jeremías 20 - 23

16 de agosto

EL YO OCULTO EN CRISTO

En Jehová se gloriará mi alma; lo oirán los mansos, y se alegrarán. 
(Salmos 34:2)


El Dr. John Cheyne, después de alcanzar fama en su profesión, no olvidó sus obligaciones hacia Dios. Escribió una vez a un amigo: "Puede ser que desees conocer la condición de mi ánimo. Me siento sumamente humillado por el pensamiento de que no hay una sola acción en mi atareada vida que pueda resistir el escrutinio de un Dios santo. Pero cuando reflexiono en la invitación del Redentor: 'Venid a mí' y pienso que la he aceptado, y además, que mi conciencia testifica que de veras deseo en todas las cosas tener mi voluntad conformada a la voluntad de Dios, me invade la paz. Tengo el prometido descanso, prometido por Aquel en el que no hay engaño".

Este eminente facultativo pidió que después de su muerte se erigiera una columna cerca del lugar donde descansara su cuerpo, en la que debían grabarse estos textos, como voces de la eternidad: Click para ver la imagen en tamaño 800x600 para usarla como fondo del Escritorio de Windows "De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16). "Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar" (Mateo 11:28). "Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor" (Hebreos 12:14).

Y mientras el Dr. Cheyne se esforzaba, aun desde su tumba, en llamar a los pecadores hacia el Salvador y la gloria, ocultó su propio nombre, y lo eliminó enteramente de la columna.

No fue menos cuidadoso al decir, como si hablara con el viandante: "El nombre, la profesión y la edad del que aquí descansa, indignos son de la menor mención, pero puede ser de gran importancia para ti el saber que por la gracia de Dios fue guiado a mirar al Señor Jesús como el único Salvador de los pecadores, y que esa contemplación de Jesús dio paz a su alma". Decía: "Suplica a Dios, ruega a Dios que puedas ser instruido en el Evangelio, y está seguro de que Dios dará su Santo Espíritu, el único maestro de la verdadera sabiduría". Este recordativo fue concebido para volver la atención de todos hacia Dios y dar lugar a que ellos perdieran de vista al hombre (Medical Ministry, págs. 51, 52).


Ir al principio Página Principal Mandar Mail
Interés General Guías de Investigación Bíblica Tercer Milenio y Apocalipsis
Meditaciones 2000 Temas para Jóvenes Otros links